Soy madre y comprendo que muchas veces estamos muy cansadas; no obstante quiero comentarte como profesional las razones poderosas por las que no debes gritarle a tus pequeños; 

  1. Los gritos generan en el niño estrés y alarma por que sus principales figuras de apego pierden el control y eso los desorienta.
  2. Los gritos van a bloquear la capacidad de los niños para actuar sobre cualquier situación. Se sentirá desbordado y el mensaje transmitido no constituirá un modelo para gestionar y expresar las emociones adecuadamente.
  3. Los niños son espejos sobre todo por imitación.El  niño puede desarrollar un concepto negativo de sí mismo y tener baja autoestima. La autoestima del niño se desarrolla directamente con   la relación con sus padres. Cuando los gritos son habituales (sobre todo si van acompañados de mensajes negativos), el niño sentirá que todo lo que hace es incorrecto.
  4. Se generan sentimientos de angustia y ansiedad. Algunos niños pueden sentir temor o frustrarse sobre su forma de ser, evitan hacer cosas en casa por miedo a   ser gritados.Dejan de comunicarse y su auto concepto se va al piso.
Evitar gritar y aprender a no gritar se desarrolla en dos pasos: 
 
1. Hacer un stop y recordar que fuimos niños… Se derrama la leche por ejemplo: no hay que gritar .. Hablen sobre lo sucedido.
 
2. Si estamos sobrepasados …la paciencia no es la misma: sal a caminar..grítale  a la almohada no a tus pequeños.
 
Si deseas saber más y aprender: una sesión online conmigo te ayudara 💜
 
Escribe hoy a infomotivamamas@gmail.com  y agenda una cita personalizada.
 
Abrazos.